Consejos para empezar a cogerle el gusto a correr

A mucha gente le gustaría correr, pero no lo hacen porque les parece aburrido, muy duro, un deporte solitario y no les da resultados inmediatos. Aunque ninguna de estas excusas es lo suficientemente consistente, es cierto que no todos sienten amor a primera carrera.

Tanto si eres un antiguo corredor con una mala rutina, o un principiante intimidado por los primeros pasos, estos consejos para empezar a cogerle el gustillo a correr te ayudarán a moverte en la dirección correcta.

correr con chaleco lastrado

Si ya practicaste el running en el pasado, tienes que olvidar cualquier sensación de temor asociado. Que no lo pasarás bien antes, no significa que ahora no pueda ser diferente.

Lo primero de todo es establecer una o varias metas. Esto crea un punto de referencia que nos permite medir los progresos que vamos consiguiendo, y el sentido del logro nos anima a seguir adelante. No tiene por que ser una meta complicada, simplemente puede ser llegar a una farola más allá, y cada vez a una más lejos.

Al principio no pienses en el ritmo. Muchas personas se desaniman porque no logran correr a la velocidad que quieren, y se matan por conseguirlo, con la consecuente sensación de abatimiento y desánimo. Ir a tu propio ritmo (aunque sea muy lento al principio) te ayudará a ser constante y a no abandonar.

No es verdad que el running es solitario. Puedes salir a correr con compañeros o amigos. Ponte al día mientras corres y el tiempo pasará volando. Correr en pareja también une. Las parejas que corren unidas, permanecen unidas.

caminar con chaleco lastrado

Tampoco es cierto que el running es aburrido. Puedes jugar mientras corres, igual que cuando juegas al veo veo mientras estás en el coche. También puedes descubrir nuevos caminos y paisajes. Al igual que si tomas la misma comida todos los días te aburres de ella, si sales todos los días por el mismo camino, te acabas aburriendo de el. Toma rutas nuevas, por las que no has ido nunca, o por unas que te gusten especialmente.

Y una música motivadora es la clave para no aburrirte nunca. Puedes grabar podcast o libros y divertirte mientras estas corriendo.

Prueba a ir sin ningún gadget. Al no estar calculando a todas horas la distancia recorrida, ni el tiempo o las calorías quemadas, es más probable que veas y disfrutes de la carrera. Correr nos permite escapar de la tensión, de las preocupaciones, en definitiva, escapar del mundo.

No hay nada más motivador que una recompensa al final del entrenamiento. Elige la que más te guste, una camiseta nueva, un vaso de cerveza, un helado, cualquier cosa que te ponga de buen humor.

Cambiar la hora del día del ejercicio puede tener un gran impacto en el rendimiento y estado de ánimo. A quién madruga, Dios le ayuda, y en este caso es verdad. Por las mañanas tenemos más energía, estamos más descansados y rendimos más. Además veremos unos amaneceres espectaculares.